Cámara Costarricense de la Construcción

La infraestructura educativa sigue reprobando

Alejandra Madrigal 25/05/2021

“El rezago de infraestructura educativa se evidencia en la cantidad de órdenes sanitarias que se tienen que atender en este momento y corresponden precisamente a mantenimientos correctivos que deben darse a instalaciones a las cuales se les ha brindado muy poco o nulo mantenimiento a través de los años”.

La declaración es de la arquitecta Catalina Salas, Directora de la Dirección de Infraestructura Educativa (DIE) del Ministerio de Educación Pública y es reflejo de lo que enfrenta la infraestructura educativa del país.

A inicios de este mes, el MEP ya sumaba un total de 865 órdenes sanitarias y para atender esas necesidades urgentes, el monto de la inversión ascendía a ₡241.078.924.969.

“Es importante sobre esta línea indicar que si bien es cierto la falta de recursos económicos es crucial para poder brindar mantenimiento a instalaciones de un uso de alto impacto, la generación de lineamientos y políticas para el mantenimiento preventivo es clave.

La reorganización que la Dirección de Infraestructura ha impulsado tiene como uno de sus objetivos claves el contar un Departamento de Mantenimiento que lidere esta función y permita generar insumos para que las Juntas de Educación desarrollen proyectos de mantenimiento preventivo anual”, aseguró la Directora del DIE.

Parte de las complicaciones y los atrasos que sufre la infraestructura educativa se debe a la poca preparación de las Juntas de Educación, en los procesos de contratación administrativa.

“En las Juntas hay gente que no está preparada en el ámbito de la arquitectura, de la ingeniería y sobre todo de contratación administrativa, de los procesos más complejos de obra pública. Por eso, lo que pretendemos cambiar con la reorganización del DIE, es que los proyectos mayores de ₡320 millones se van a trabajar con el MEP por medio de Proveeduría institucional y que las Juntas manejen proyectos más pequeños y ojalá solo de mantenimiento y que sea preventivo”, explicó la arquitecta Salas.

Sin embargo, en el MEP aseguran que durante este año “lamentablemente” aún no se podrá ver reflejado ese cambio, dada la reducción presupuestaria que se aprobó en el Asamblea Legislativa. Al programa presupuestario del año pasado le recortaron ₡10 mil millones.

La planificación apenas inicia

Aparte del recorte presupuestario, el MEP enfrenta otro problema, no cuentan con instrumentos para la planificación o priorización de las obras necesarias y la duración de los procesos, de ahí que ahora tengan que levantar la lista de los proyectos en un documento de Excel.

Con los planes de reestructuración que pretende el MEP, ante la notificación de una orden sanitaria, ya no será la DIE la que priorice las solicitudes que se reciben de los centros educativos. Ahora se pretende que exista una comunicación entre el centro educativo, la Dirección Regional y la Dirección de Planificación, para que juntos generen la priorización hacia la DIE y a partir de ahí determinar la viabilidad técnica y financiera del proyecto.

Otro cambio que pretenden implementar, pero será hasta el 2022, es incorporarse al Sistema Integrado de Compras Públicas (SICOP), “esto lo que nos asegura es que las empresas cumplan en tiempo. Actualmente las Juntas de Educación realizan los procesos de contratación, entonces deben invitar a un máximo de tres oferentes.

Sin embargo, deben aceptar cualquiera que llegue a proponerse porque es parte de lo que la ley indica. Ha pasado que se reciben hasta 40 ofertas, lamentablemente a veces hay empresas que aunque tienen experiencia en la calle no han sido exitosas en calidad, pero aún así deben considerarse y han ganado. El tema, es que esa misma empresa ha concursado en otros carteles y siguen ganando, con el SICOP esto no pasaría”, explicó Salas.

De acuerdo con la Directora del DIE, el MEP también deberá realizar modificaciones en las infraestructuras educativas, tras la pandemia.

“El análisis creo se tendrá que hacerse a posterior y vamos a tener que cambiar el diseño y otras obras, el tema de las paredes y los espacios cerrados veremos si se mantiene, si ahora se ocupa algo más ventilado y con más espacio. El reto está en determinar qué necesitamos y a partir de ahí ver si se ocupan lugares más abiertos y tal vez eso no lo encarezca el costo de las obras. Creo que será un reto porque es una nueva forma de ver las cosas”, aseguró la funcionaria.

De acuerdo con las proyecciones del MEP, en este momento, se encuentran 19 centros educativos que están por iniciar obras y 29 en contratación. La gran mayoría podrían durar hasta un año en construcción, pues según Salas, todo depende de la complejidad y de la empresa encargada de la construcción, “una obra muy grande debería tardar un año y de mediana complejidad unos seis meses”.