Cámara Costarricense de la Construcción

Descarrilar proyecto del tren de pasajeros sería perjudicial para el país

Alejandra Madrigal, Jason Sonalo y Marcelo Castro. 23/07/2020

• Expertos internacionales confirman que sistemas ferroviarios del mundo son deficitarios. 

• Recomendaciones van desde la necesidad de contar con un sistema de cobro electrónico universal hasta integrar todo el transporte público. 

El proyecto de Tren Rápido de Pasajeros, que impulsa el Gobierno y que ha generado un debate mediático en los últimos meses, también ha sido objeto de análisis y discusión dentro de la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC).

Tanto expertos internacionales, quienes han compartido sus opiniones con diferentes grupos dentro de la CCC, como especialistas nacionales, concuerdan en que desechar ad portas el proyecto sería perjudicial para el país, dado que ya se cuenta con un proyecto avanzado, con diversos estudios de pre factibilidad y lo que se debería hacer es enmendar el camino y no entorpecer su avance.

Dos expertos internacionales en la estructuración de alianzas público – privadas en transporte, compartieron sus criterios con los integrantes del Comité de Infraestructura y Obras Mayores.

Se trata de Fernando García, Director de Asesoramiento en Infraestructuras de Financial Advisory en Deloitte España y Pedro Puig-Pey, Director en Deloitte Consulting en España. Ambos insistieron en que el proyecto del tren rápido de pasajeros es complejo, requiere de la coordinación de muchas instancias, de estudios de prefactibilidad, de estudios de una verdadera demanda y todo un sistema de seguridad para garantizar su eventual funcionamiento y operación.

Además, se requiere contar con un sistema de cobro electrónico e integrar todo el transporte público del Área Metropolitana.

Según Puig-Pey, es importante realizar una correcta estimación de demanda, no solo por un tema de ingresos tarifarios, sino porque la operación ferroviaria está ligada a la demanda de  pasajeros, por eso, el número de trenes, el costo de la operación, así como los mantenimientos, tienen que estar sustentados en un estudio de demanda bien hecho, para que el plan operacional esté bien dimensionado. 

“Por ejemplo, comprar un tren, significa un proceso de tres años. Entonces lanzar un proyecto con estimaciones erróneas sobre la cantidad de pasajeros, puede impactar negativamente en los costos de operación y en la capacidad del sistema de demanda que está prevista”, explica Puig-Pey.

El especialista añade que algo importante en este tipo de proyecto es aprovechar la parte urbanística e inmobiliaria en el entorno a la construcción de las eventuales estaciones, “no es solo que la estación tenga un pequeño centro comercial, sino se crea una ciudad con actividades residenciales, zonas verdes, con buena accesibilidad y esto supone ingresos complementarios”.

Por su parte, Fernando García menciona cuáles deben ser esos tres factores claves, para que un proyecto de concesión, como se pretende con el tren de pasajeros, se convierta en un plan atractivo para eventuales inversionistas.

“Se requiere de un marco institucional adecuado, que exista estabilidad política y social, así como la existencia de un mercado financiero robusto, donde además el sector privado tenga las capacidades técnicas y financieras necesarias para involucrarse de lleno en el proyecto.

Otro punto es que existan estudios solventes de ingeniería y financieros que justifiquen que el proyecto tiene sentido, es decir, que el impacto socioeconómico es positivo y que el proyecto genera valor siempre que sea desarrollando por medio de una alianza público-privada. Y el tercer punto, es la asignación de riesgos, es decir, que se le asigne el riesgo a la parte que esté en mejores condiciones de gestionarlo”, explicó el experto. 

¿Debe o no ser subvencionado el tren?

La exposición que realizaron los dos expertos internacionales, fue seguida de cerca por varios integrantes del Comité de Infraestructura y Obras Mayores y otros representantes de la Cámara de la Construcción.

Uno de los temas que generó mayor interés es la subvención por parte del Estado al tren, tal y como se plantea en el proyecto.

De acuerdo con Pedro Puig-Pey, los análisis de la demanda del tren de San José, señalan que, en este momento no se puede sostener la operación y el mantenimiento solo con ingresos tarifarios.

“Los modelos ferroviarios en Latinoamérica y en general estos modelos tienen muy limitado el riesgo de demanda o incluso no tienen el riesgo de demanda. ¿Por qué? Pues porque las inversiones son muy altas, es decir, el operador que esté gestionando el tren va necesitar de la colaboración y la integración de todo el sistema de transportes, porque sino se le alimenta al tren, el tren tendrá una demanda limitada”, comentó el experto español.  

En criterio de Fernando García, “todos los sistemas ferroviariosdel mundo son deficitarios y no pueden sostenerse con recursos de tarifa al usuario, al final, la tarifa sería tan alta que no tendrían demanda. Son sistemas que siempre necesitan de cierto apoyo presupuestario y este apoyo no solo se trata de una subvención durante la etapa de la operación, sino que muchos de ellos incorporan un pago en la etapa de construcción, es una posibilidad”.

Para el empresario Mauricio González Villalobos, miembro de la Cámara de la Construcción, “los estudios de factibilidad tienen un modelo base donde el aporte estatal anual iría de 95 millones hasta 160 millones de dólares, y eso depende de la cantidad de personas que lo usen, de ahí que entre más sea el ingreso que el concesionario reciba por pasajeros y otros rubros, menor tendrá que ser el aporte estatal”.

La construcción de viviendas y oficinas cerca de las estaciones clave del tren, será otro de los factores positivos a criterio de González, “va a generar mucho desarrollo inmobiliario en su entorno, lo que dará mayores ingresos a los municipios. Las propiedades aumentarán su valor y por ende el ingreso por concepto del impuesto a bienes inmuebles aumentará”.

El presidente del Comité de Infraestructura, el economista Federico Villalobos, asegura que trenes de pasajeros auto sostenibles es imposible encontrarlos.

“En el metro de Nueva York, por ejemplo, lo que el usuario paga es el sesenta por ciento del costo de la operación. Este proyecto en Costa Rica hay que dimensionarlo dentro de las capacidades fiscales del Estado, sin embargo, debemos darnos cuenta de que año a año el Estado subsidia el uso de vehículos particulares, pues las carreteras que uno no paga, entre comillas, son subsidiadas. Entonces debemos acostumbrarnos también a subsidiar el transporte público, como sucede en otros países. Es un cambio de mentalidad”, dijo Villalobos.

El vicepresidente de la CCC, Francisco Avilés, considera que el debate en torno al subsidio anual que algunos políticos están esgrimiendo es absolutamente estéril.

“Todos los transportes públicos del mundo de este tipo, son sufragados parcialmente con subsidios estatales, pero los gobiernos son conscientes de los efectos positivos de contar con este tipo de infraestructuras. Hoy Costa Rica invierte anualmente cientos de millones de dólares en mantener infraestructuras obsoletas y el TRP supondrá un gran avance hacia la modernización de las mismas”, mencionó Avilés.

La visión de expertos nacionales

Francisco Áviles

El vicepresidente de la CCC, Lic. Francisco Avilés aseguró el proyecto del tren de pasajeros es importante para el país, pues constituyen un paso hacia la modernización del transporte  público y supone traer infraestructura de primer mundo. 

El experto en temas urbanísticos considera que el proyecto es un paso hacia una solución sostenible para el problema del desplazamiento de miles de personas en el Gran Área Metropolitana.

“Se trata de un proyecto que trae el aval de estudios técnicos y de factibilidad con gran solidez, algo de lo que siempre han adolecido otros proyectos de infraestructura, como señala la Cámara de la Construcción en su informe anual.

El tren supondrá un alivio en el transporte diario para 200,000 costarricenses de todo el Gran Área Metropolitana. El ahorro en tiempos de desplazamiento será invaluable para miles de ciudadanos, que ahora están obligados a sufrir interminables presas e ineficiencias para acudir a sus lugares de trabajo.

Es un medio limpio que reducirá notablemente la factura petrolera del país, al ser un tren eléctrico y supondrá un impulso muy importante al desarrollo urbano de las zonas en las que se instalen las estaciones, al generar oportunidades para el establecimiento de proyectos de uso mixto. Así como para la revitalización de áreas ahora deprimidas a lo largo de todo su recorrido.

El proyecto está bien estructurado con respecto a la oferta, para que haya empresas interesadas en participar proyectos urbanísticos. Es una oportunidad para subirse al tren del desarrollo en un sistema de transporte de primer nivel”.

Federico Villalobos

El presidente del Comité de Infraestructura, el economista y experto en APP´s, Federico Villalobos, considera este será un proyecto que va a salir por medio de una APP´s, por 

lo que se debe buscar que se cumplan los objetivos.

“El proyecto debe ser lo suficientemente atractivo para atraer a los mejores concesionarios e inversionistas, y para generar un excelente resultado. Es necesario cumplirle al concesionario los incentivos y cumplir los objetivos que el Estado se trazó. 

Es un reto muy grande pero ya hemos tenido otros grandes proyectos, como la TCM de Moín. El país tiene ahora un proyecto muy ambicioso, pero tenemos que salirnos del molde, pensar más en grande. 

Es cierto que tenemos que hacerlo muy bien, y el proyecto ya con su factibilidad, tiene que pasar ahora a una fase de estructuración, que es donde se toman los insumos para establecer cuál va a ser el modelo de negocios que se le va a ofrecer a los inversionistas.

Una vez que el proyecto esté listo, es importante definir cuál es el nuevo INCOFER, con las capacidades para generarle confianza al concesionario, pero también para ponerlo en raya cuando sea necesario. 

En realidad, el país necesita para este tipo de obras, de esa contraparte pública que ponga en línea al concesionario, pero también le genere confianza, para los ajustes que se requieran en el camino. 

El INCOFER debe ser distinto de aquí en adelante, no una entidad débil, sino contar un equipo fuerte que pueda gestionar el proyecto de manera adecuada, y le dé la tranquilidad al país de que alguien vela por los intereses de los ciudadanos”. 

Claudio Donato

El abogado especialista en temas de alianzas público privadas, Lic. Claudio Donato, apoya la iniciativa del tren al considerar que es una gran oportunidad para dinamizar la economía del  país y de paso cumplir varios retos que tiene Costa Rica como, el reordenamiento territorial y el reordenamiento del transporte público en la modalidad buses. 

“El tren rápido de pasajeros, en mi criterio, es uno de esos proyectos que genera una alta rentabilidad, aún si entra en funcionamiento sin tener todo el sistema de transporte integrado, como es lo lógico y esperable a futuro.

Un tren rápido de pasajeros, que tenga una demanda de al menos 200 mil personas, que a mí me parece una cifra bastante conservadora, va a obligar a los transportistas públicos a pegarse a las estaciones del tren, lo que garantizará un orden en el sistema de transporte público.

No se trata de hacerlo ni suntuoso ni más grande de la cuenta. De lo que se trata es de que cumpla su funcionalidad, porque, si se le hacen cambios, puede convertirse en una inversión perdida que no alcance sus objetivos. En Costa Rica, nunca se había visto un proyecto como este, con esta preingienería tan bien elaborada, y esto es realmente bueno. 

Es un proyecto que parte de premisas buenas, de estudios correctos. Y yo supondría que el diseño preliminar que se ha hecho, es el que se requiere para las condiciones del país.

No es cierto ni siquiera que este proyecto sea el más caro. Conozco proyectos anteriores que implicaban una inversión mucho más alta. Esta nueva versión plantea un tren de menor costo y más versátil, pues podrá ir a una velocidad alta en las partes interurbanas, de poca densidad, y disminuirla en las ciudades para evitar problemas”.

Mauricio González

Para el empresario Mauricio González Villalobos, miembro de la Cámara de la Construcción, existen varios factores positivos que hacen atractivo el proyecto. El principal es que “mejorará la calidad de vida de todos los habitantes del Gran Área Metropolitana, e impactará positivamente a otras regiones. 

Aunque el Gobierno atraviesa una crisis fiscal, la inversión en obra pública es la fórmula adecuada para generar más empleo y para reactivar la economía.

El proyecto del tren eléctrico, tiene estudios de primer nivel, altísimos. Es un estudio muy robusto. Es fácil decir que hagamos un tren más barato, pero nadie dice cómo.

El transporte ferroviario tiene que ser atractivo para que la gente decida dejar el carro en casa, para evitar presas. Tiene que ser un medio de transporte que se pueda usar eficientemente, en cualquier momento del día. 

En este proyecto se piensa en un tren que salga cada cinco minutos. El objetivo es que la persona acuda al tren cuando lo necesita. Una forma de bajar costos sería construir menos trayecto del que ahora está planificado, pero eso es volver al defecto de querer hacerlo todo en pequeñito, y eso es quedarnos muy a lo tico.

No tenemos otro proyecto financiado para responder al problema del transporte público. El tren no se verá afectado por el teletrabajo, porque los usuarios son en su gran mayoría trabajadores que no pueden hacer teletrabajo. Miles de usuarios son obreros de ingresos medios y bajos que utilizan el tren.”

Con un tren eléctrico moderno, podremos lograr que haya menos vehículos circulando y que las vías sean más fluidas. Con o sin pandemia, este es el momento de entrarle al proyecto”.

CCC considera vital llevar adelante proyecto del tren

La Cámara Costarricense de la Construcción (CCC), en un oficio enviado a la Asamblea Legislativa, emitió su posición sobre el expediente legislativo N° 21.958, denominado “Aprobación del contrato de préstamo N° 2.241 entre el Gobierno de la República de Costa Rica y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para apoyar el financiamiento del proyecto construcción, equipamiento y puesta en operación de un sistema de tren rápido de pasajeros (TRP) en la Gran Área Metropolitana” y señaló que su aprobación resulta de vital importancia para el país.

“Un tren de pasajeros en la GAM generaría amplios beneficios socioeconómicos y ambientales, y actuaría como un catalizador para transformar la realidad nacional, impactando positivamente en la calidad de vida de las personas y la competitividad del país”, se menciona en la carta.

Dada la complejidad del proyecto, en la CCC se han estudiando el proyecto y realizaron las siguientes recomendaciones:

• En proyectos de esta naturaleza y por su complejidad, existe una fase adicional que es la estructuración que se va a proponer al mercado, que resulta fundamental para que al momento de salir con la licitación, se garantice una concurrencia de participantes óptima y la viabilidad del proyecto en las mejores condiciones para el país, producto de una fuerte competencia en el proceso de licitación. 

• Se recomienda que la concesionaria participe parcialmente en el riesgo de la demanda, de manera que esto incentive mejoras en el servicio a lo largo del contrato de concesión para incrementar la demanda del sistema.

• Al tratarse de un proyecto de mediano y largo plazo y cuya construcción corresponderá al próximo gobierno, resulta necesaria la creación de un grupo técnico que trascienda los cambios de Administración con el fin de garantizar la continuidad del proyecto.

• Así mismo se debe garantizar que el proyecto catalice el reordenamiento urbano con el apoyo de las Municipalidades, INVU y MIVAH por medio de una integración permanente.

• Se recomienda que previo a la licitación, se defina el tratamiento tributario sobre el Impuesto de Valor Agregado (IVA), Renta y otros asociados al proyecto, considerando a su vez la exoneración de impuestos, con el fin de evitar riesgos adicionales al fisco y dar seguridad jurídica a los participantes de la iniciativa. 

• Dado que la rentabilidad económica y social aumenta cuando los operadores ferroviarios y otros actores del sistema de transporte público trabajan de manera integrada y complementan sus servicios, se insta al MOPT y al Organismo Ejecutor del proyecto del TRP a trabajar paralelamente en la gestión integral del transporte público.

• Es necesario contemplar un sistema de cobro electrónico universal e integral para todo el transporte público y que a su vez sea adaptable a cualquier concesionario. 

En el documento, f irmado por el presidente de la CCC, Ing. Esteban Acón, se reitera que es un proyecto que ha cumplido con todos los estudios de preingeniería y no existe en estos momentos otra alternativa para darle una respuesta pronta, eficiente y efectiva, a los problemas de movilidad urbana que afectan el Gran Área Metropolitana.

Proyecto de Tren Rápido de Pasajeros: Un viaje a la modernización

- Las autoridades gubernamentales ven esta obra como una oportunidad de generar un balance en el atraso de infraestructura para transporte costarricense.

El proyecto del Tren Eléctrico de Pasajeros, es considerado una necesidad para cubrir el retraso de décadas en la infraestructura que sufre el transporte público costarricense.

Para conocer todos los detalles del proyecto, sus implicaciones, retos y hasta reformas urgentes, es que los miembros del Comité de Vivienda y Desarrollo Inmobiliario y del Comité de Infraestructura y Obras Mayores de la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC), mantuvieron una reunión virtual con Mario Durán, gerente de la Unidad Ejecutora del Tren Eléctrico, del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (INCOFER) y el Ing. José Quirós.

“Si bien es cierto, el tren eléctrico no es la solución a todos nuestros problemas, creemos que es un proyecto fundamental para producir un cambio en el tipo de ciudad que queremos. Por eso, como parte de esas soluciones, es que se propone este proyecto”, explicó Durán.

La construcción, equipamiento y puesta en operación del sistema del Tren Rápido de Pasajeros en el Gran Área Metropolitana (G.A.M.) consiste en conectar un eje principal de este a oeste, entre las ciudades de Cartago, San José, Heredia y Alajuela. Esto de una forma que permita la movilidad de una manera limpia, segura, rápida y eficiente.

El gerente de la Unidad Ejecutora enfatizó que esta obra cumple con todas las etapas de pre-ingeniería. Cuenta con el estudio de pre-factibilidad del año 2016, la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) realizó estudios para definir la Estrategia de Transacción en el 2017. Además, posee el estudio de Ingeniería de Valor del año 2018 y los estudios de factibilidad del año 2019. Este último se compone de cuatro elementos fundamentales que son el ambiental y social, el estudio de factibilidad técnica, factibilidad económico-financiera y la estructuración legal.