Cámara Costarricense de la Construcción

Desarrollos inmobiliarios verticales se consolidan por falta de espacio, costos y gustos de la población

Alejandra Madrigal 08/04/2020

Varios factores se combinan para que la construcción vertical se consolide como una de las preferidas de los costarricenses, sobre todo en los principales centros de población.

Que las personas tarden hasta dos horas para trasladarse desde sus hogares a los sitios de trabajo, por el congestionamiento vial, la falta de terrenos en las grandes urbes, los gustos de las nuevas generaciones y el auge de la construcción sostenible, son parte de los factores que se combinan para que esta tendencia se fortalezca en el país.

Expertos en desarrollos inmobiliarios, así como consultores en la industria de la construcción, admiten que la tendencia hacia la verticalización es clara e irreversible, aún y cuando existe un segmento de la población que todavía busca viviendas horizontales.

En un recorrido realizado por la ExpoConstrucción 2020, se pudo comprobar que la gran mayoría de desarrolladores presentaron opciones de vivienda en torres.

Los datos más recientes analizados por la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC) y que se desprenden de los registros del Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA), detallan que, por tipo de edificación la mayor cantidad de metros cuadrados tramitados en el 2019 corresponde al sector vivienda, que representó el 46,01% del total.

Según los desarrolladores, la construcción de espacios verticales empezó a cobrar auge en el país en el 2008 y ya son casi 12 años de mantenerse como una fuerte opción en el mercado.

El gerente general de Argo Estrategia, Francisco Avilés, admite que dentro de la firma que representa, se han decantado por el segmento residencial vertical, por necesidad del cliente y porque los costos unitarios terminan siendo más llamativos para el comprador.

“Si bien los apartamentos son más pequeños, hay una tendencia hacia la concentración, con muchas más facilidades que permiten a los propietarios vivir con mayor confort. Por ejemplo, cuentan con gimnasio, piscina, áreas para BBQ, sala de juegos, espacio para pasear a las mascotas, lo que es sin duda la tendencia más fuerte que hay”, detalló el empresario. 

El ingeniero Marco González, consultor y Fiscal de la Junta Directiva de la CCC, es contundente en señalar que cree en la construcción de altura, pues ayuda a tener una ciudad más ordenada.

“Nuestra cultura ha sido siempre abrir espacio e irse más lejos. Antes se quería el terreno con jardín, pero la realidad de hoy es que el mercado tiene para todas las opciones. Hay gente que todavía consigue casas, pero vemos a familias decantarse por viviendas pequeñas, condominios y apartamentos, todo en torres. El mercado tiene de todo y las personas se adaptan a sus necesidades económicas”, menciona el experto.

Otro aspecto que mencionan es que se está dando un movimiento hacia una zona mucho más urbana y céntrica, concentrada en los alrededores de San José, como Rohrmoser, Barrio Escalante o Curridabat. La gente quiere vivir en sitios más céntricos por el tráfico de vehículos y evidentemente al haber menos espacios en las ciudades todo tiende a verticalizarse.

El director del Grupo Concasa, Lorenzo Pacheco, asegura que una de las razones del porqué se consolida la construcción vertical, es que crece el interés en los proyectos amigables con el ambiente, incluida la eficiencia en consumo energético y de agua.

“Hoy empleamos mucho más la tecnología tratando de llegarle a la nueva generación de millennials quienes tienen otras expectativas y exigencias. Entonces lo que hemos tratado es acoplarnos, modernizarnos para tratar de llegarle a este grupo”, menciona el desarrollador.

A criterio de Pacheco, si bien los tamaños se han reducido, se hacen diseños más eficientes, “se va optimizando más el área de construcción. Entonces tienes unos apartamentos un poco más pequeños de lo común, pero con todo el confort y la comodidad de un apartamento grande. Al final la tarea es ser más eficiente, en todo el sentido, tanto en espacio como en construcción”.

El costo tiene un peso importante

El ingeniero Carlos Trejos, socio de Civitar Desarrolladore y vicepresidente de la CCC, asegura que esta tendencia es motivada por el mercado, es decir, la capacidad adquisitiva de la gente, “eso genera que cada vez las unidades habitacionales sean más pequeñas, de forma que el precio de venta sea menor y más accesible para la gente”.

“Acá el tema clave es el costo, porque donde hay variedad de oferta el precio es importante y la gente al final toma la decisión en gran medida por el costo de vivienda, si tienen capacidad bancaria y de financiamiento. Definitivamente el costo, entre más bajo sea, logra una mayor atracción en el mercado, sobre todo por la mayor la cantidad de amenidades o extras que ofrece el producto”, explica el ingeniero Trejos

Similar criterio externa el gerente de Arco Estrategias, Francisco Avilés, pues “es más barato un apartamento que una casa, en términos unitarios de apartamento como tal. Lógicamente si comparamos por metro cuadrado es más caro. Sucede ahora que el público meta son los millennials, quienes están buscando cosas más compactas, sin parqueo porque no compran carro y salir de viaje sin tanta preocupación por dejar la casa sola”, explica el señor Avilés.

El director del Grupo Concasa Lorenzo Pacheco, explica que en su experiencia cada vez se construyen espacios más pequeños por el costo, “la única forma de bajar el precio de venta es construir en pequeño. Creo que esa tendencia se mantendrá en los próximos años e incluso podríamos ver construcciones sin parqueos, es decir, ya no hay parqueos porque en algunos países el transporte público funciona bien y el carro pasa a ser algo que no se necesita”, mencionó.

Ante esta realidad, las construcciones verticales conforman el tipo de residencial que más se desarrollará e impulsará en los próximos años, sobre todo para el mercado de los “millennials”, solteros, o familias pequeñas, que prefieren menos metros cuadrados.