Cámara Costarricense de la Construcción

CCC busca un cambio radical en SETENA

CCC 20/03/2020

En 1995 se creó, por medio de la Ley No. 7554, la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA), con el propósito de armonizar la protección del ambiente con los procesos productivos, es decir, lograr que los proyectos necesarios para el desarrollo del país se pudieran construir y operar con el menor impacto ambiental posible, manteniendo de esta manera un equilibrio entre la satisfacción de las necesidades humanas y la preservación de la naturaleza.

Pese a las buenas intenciones, si se hace una retrospección sobre la funcionalidad de SETENA y la satisfacción del objetivo que le dio vida, se encuentran una serie de esfuerzos, realizados a lo largo de diversas administraciones, para buscar reestructurar la organización y sus funciones en vista de que no se están cumpliendo los propósitos para los que fue creada.

Males que partalizan SETENA

Ineficiencia, atrasos en la resolución de los trámites, subjetividad y burocracia son algunos de los adjetivos que comúnmente se utilizan para describir la labor de la institución. Incluso frecuentemente este “entrabamiento”, producto de la revisión de una enorme cantidad de expedientes y la escasez de recurso humano que ha caracterizado a la Secretaría, ha entorpecido el desarrollo de proyectos necesarios para acelerar la economía y mejorar la competitividad del país, generar empleo y mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Dada la situación descrita, en estos momentos SETENA es un “mal necesario” porque definitivamente resulta indispensable armonizar la protección del ambiente con el desarrollo de los procesos productivos, para garantizar el cumplimiento del artículo 50 de nuestra Constitución Política “El Estado procurará el mayor bienestar a todos los habitantes del país, organizando y estimulando la producción y el más adecuado reparto de la riqueza. Toda persona tiene derecho a un ambiente sano y ecológicamente equilibrado…”

Al respecto la Ley Orgánica Ambiental (LOA) dispone que únicamente aquellas “actividades humanas que alteren o destruyan elementos del ambiente o generen residuos, materiales tóxicos o peligrosos, requerirán una evaluación de impacto ambiental por parte de la Secretaría Técnica Nacional Ambiental”, lo cual significa que no todas las actividades, obras o proyectos tienen que ser analizados por la Secretaría. Incluso la misma Sala Constitucional ha señalado que “(…) será la condición del proyecto o de la obra, la que determinará en cada caso, si se requiere o no del referido estudio técnico, y no el establecimiento de condiciones arbitrarias, sean éstas administrativas o reglamentarias (…)”

¿Qué propone la CCC?

En línea con lo recién señalado desde hace muchos años la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC) ha venido sosteniendo que la protección de la diversidad biológica, calidad ecológica del suelo, calidad química del agua, y demás recursos naturales debe realizarse en el marco de una visión integral de desarrollo sostenible, que priorice el bienestar país. En este sentido se requiere una clara voluntad política para llevar a cabo una transformación estructural de la SETENA, es decir, buscar un punto de equilibrio en el que, sin perder el control sobre la protección del ambiente, en el análisis de los proyectos se tomen en cuenta también los impactos positivos que éstos tienen sobre el desarrollo económico y social de las regiones en las que se ejecutan.

La Cámara considera que la SETENA debe ser una institución que permita el desarrollo sostenible, armonice el marco regulatorio que rige la materia ambiental, propicie la simplificación de trámites y la seguridad jurídica de los administrados, aplique la coordinación interinstitucional, realice fiscalización en campo, sea transparente y que rinda cuentas sobre su labor.

La CCC contribuye a la transformación de SETENA

A partir de la visión descrita desde 1999 la CCC ha venido proponiendo ideas y planteando soluciones para lograr la esperada eficiencia y eficacia en la labor de la Secretaría, pero por falta de voluntad política lamentablemente no se ha concretado la transformación deseada. Más recientemente desde la Cámara se ha venido trabajando en generar una propuesta de nueva normativa, que permita desentrabar y descongestionar el proceso de evaluación de impacto ambiental, a partir de la emisión del denominado Reglamento de Evaluación, Control y Seguimiento Ambiental (RECSA). Dicho instrumento se elaboró mediante un amplio proceso de mesas de trabajo liderado por la SETENA y que contó con la participación de representantes de diversos sectores-entre ellos la CCC-. La redacción del documento se finalizó durante la Administración Solís Rivera con el propósito de reemplazar el Decreto Ejecutivo No. 31849 MINAES-MOPT-MAG-MEIC que es el que actualmente rige el trabajo de la SETENA.

Con el RECSA se busca un cambio radical en el enfoque de los modelos utilizados por la institución para realizar la evaluación de impacto ambiental, a partir de la priorización de las actividades, obras o proyectos que deberán someterse al proceso. Sin embargo, la versión firmada -pendiente de publicar- tenía la debilidad de hacer referencia, en casi cincuenta ocasiones, a un Manual de Evaluación, Control y Seguimiento Ambiental (MECSA) el cual debía contener los términos de referencia de la evaluación, del control y del seguimiento ambiental, pero que no existía.

La inexistencia del manual del RECSA representa una manifiesta violación al principio de seguridad jurídica, fundamental para los usuarios de la institución quienes requieren conocer los procedimientos establecidos, sus derechos y obligaciones. A partir de lo anterior se inició un proceso de diálogo con la Administración Alvarado Quesada con el propósito de solventar la falencia detectada en la normativa que se pretendía emitir.

Es por ello que mediante el Decreto Ejecutivo N° 41.817 denominado “Sobre el Proceso de Colaboración Técnica en la Revisión del Reglamento de Evaluación, Control y Seguimiento Ambiental y para la Evaluación de Impacto Ambiental administrada por la Secretaría Técnica Nacional Ambiental”, publicado en La Gaceta N° 126 de 5 de julio de 2019, el Poder Ejecutivo le encomendó a un grupo especialistas del sector construcción, darle vida al MECSA. Es así como el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA), el Consejo de Desarrollo Inmobiliario (CODI), la Unión de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP) y la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC), unen sus fuerzas para revisar el RECSA elaborado por el gobierno anterior y construir el MECSA, haciendo entrega final de toda la documentación al Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) el pasado 20 de noviembre de 2019. 

Especialistas del Equipo Técnico del Sector Construcción conformado por el decreto referido, revisaron el RECSA firmado por el expresidente Luis Guillermo Solís y concluyeron que necesitaba algunos ajustes en cumplimiento de los principios legales de no regresión ambiental, preventivo, precautorio y, sobre todo, en materia de seguridad jurídica. En consecuencia, se realizaron los ajustes necesarios con el objetivo que al momento de crear el MECSA no se configurara ninguna violación a la normativa ambiental y a los principios del ordenamiento jurídico del país.  

La versión revisada del RECSA y el manual elaborado para que se puedan implementar los cambios que contiene el Reglamento, fijan un nuevo marco de acción a la Secretaría y a todos los involucrados en el proceso de evaluación, control y seguimiento ambiental, a saber:

• La actualización y modificación de la nueva normativa será mucho más expedita y simple.

• Al ser un único compendio legal, su uso y comprensión será mucho más sencilla para los usuarios.

• Se logra un equilibrio entre los requisitos legales establecidos en la normativa, es decir, la documentación que se aporta a la institución, y el control en campo que deberá realizar la Secretaría para garantizar una verdadera protección ambiental.

• Se establece una nueva metodología de evaluación basada en una visión de desarrollo sostenible, lo que significa que los tres pilares de un proyecto tendrán un mismo peso en la evaluación de impacto ambiental aspirando a que sea ecológicamente sustentable, socialmente equitativo y financieramente viable.

Asimismo con la reforma normativa se logran los siguientes objetivos:

• Disminuir el tiempo de respuesta y la discrecionalidad de los funcionarios.

• Establecer prioridades de control en proyectos basado brechas de indicadores relacionados con el impacto ambiental (se definen umbrales asociados a tipos de estudios que deben presentarse).

• Asignar responsabilidad a quien propone y controla las medidas.

• Establecer sanciones o limitaciones para continuar fungiendo como consultor en caso de incumplimientos.

Los cambios propuestos permitirán promover desarrollo sostenible del país, manteniendo la competitividad deseada y protegiendo adecuadamente los recursos naturales, con el fin de atraer mejores inversionistas a la vez que se genera empleo, ingresos y se incrementa bienestar de la sociedad en general. A continuación se muestra una comparación entre el marco regulatorio actual y el que se propone con el RECSA/MECSA, que denota los beneficios que se conseguirían con la implementación del cambio.


La propuesta representa un cambio de paradigma que simplificará y agilizará la tramitación en SETENA mientras protege efectivamente el ambiente. En la nueva normativa las reglas son claras, se reduce significativamente la discrecionalidad, se establecen plazos y se exige la preparación técnica de todos los involucrados en el proceso.

¿Qué sigue para emitir una nueva normativa para SETENA?

A partir de la entrega de los documentos del RECSA y el MECSA, que como ya se indicó se realizó en noviembre recién pasado, el proceso de revisión y emisión de la nueva normativa está en manos del MINAE.

El próximo paso consiste en que el Ministro de Ambiente, Carlos Manuel Rodríguez, remita los textos propuestos a la Comisión Asesora Técnica Mixta de Evaluación de Impacto Ambiental, creada por medio del Decreto Ejecutivo N° 41500-MINAE, publicado el 23 de abril del 2019. La Comisión Mixta es un ente técnico asesor integrado por 20 representantes titulares de 17 diferentes instituciones entre las que se encuentran entes públicos, asociaciones privadas de diversa índole, academia y colegios profesionales y cuya función es brindar apoyo técnico a la SETENA en el desarrollo y modernización de los instrumentos técnicos y procedimientos de evaluación de impacto ambiental.

La Cámara cuenta con un representante titular y un suplente en dicha Comisión Mixta, desde la cual se buscará impulsar una recomendación positiva sobre el RECSA y el MECSA. En el marco de dicho grupo de trabajo la CCC apoyará responsablemente decisiones balanceadas, dirigidas a procurar el desarrollo sostenible en un marco de seguridad jurídica, agilidad, eficiencia y transparencia en procura del bienestar el país.

Con el esfuerzo realizado en la revisión del RECSA y la confección del MECSA, que ha representado meses de arduo trabajo de un equipo interdisciplinario de profesionales afiliados que ha contado con un amplio apoyo de la administración de la institución, la Cámara Costarricense de la Construcción demuestra una vez más su compromiso permanente en el mejoramiento y modernización de SETENA, el desarrollo sostenible y con la creación de un mejor clima de negocios para que las empresas del sector construcción, y el país en general, sean más competitivos.

Recuerde que usted puede ver y descargar la versión completa de la revista aquí: https://www.construccion.co.cr/Multimedia/Archivo/8746