Cámara Costarricense de la Construcción

"La coyuntura actual no es fácil"

Gustavo Jiménez Maroto comunicacion@construccion.co.cr 29/10/2018

El reconocido periodista y diplomático Eduardo Ulibarri explicó que la actual coyuntura sociopolítica que atraviesa el país puede considerarse “difícil”, pero mejoraría si se aprueba de manera definitiva la Reforma Fiscal.

El exdirector del periódico La Nación y exembajador ante la ONU brindó una charla sobre el contexto nacional el pasado viernes 26 de octubre, en el auditorio Federico Lachner Chartier de la Cámara Costarricense de la Construcción (Llorente de Tibás). La cita fue organizada por la CCC y MUCAP.

Ulibarri expuso que hay elementos como la situación fiscal, el tipo de cambio y el incremento en los intereses en Estados Unidos, que introducen un factor de incertidumbre para las empresas y la economía de nuestro país.

El consultor también explicó algunos detalles alrededor de la Le de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, que ya superó el primer debate en la Asamblea Legislativa y está en análisis en la Sala Constitucional.

  • Es bastante balanceada entre ingresos y gastos. En realidad, depende más del recorte de gastos que del ingreso

  • Esto explica por qué los sindicatos del sector público han sido tan beligerantes, pues la Reforma sí toca beneficios que han disfrutado

  • Si se ve en su conjunto, es progresiva

  • Mantiene derechos adquiridos, pero reduce la curva de crecimiento de ingresos de empleados públicos. Por ejemplo, se reduce el porcentaje de dedicación exclusiva y las anualidades dejan de ser un monto porcentual que se incrementa

  • Incluye elementos para reducir la evasión

  • Introduce mayor flexibilidad presupuestaria, al eliminar destinos específicos fijados por ley

  • Uno de los efectos de su aprobación es que habría mejor disposición de organismos internacionales para prestar dinero a tasas menores de mercado, sin condicionamientos extremos, que es lo que pasaría si la Reforma no pasa finalmente 

La aprobación de la Reforma también quitaría presión sobre los tipos de cambios y evitaría que la calificación de riesgo del país empeore. Además, abriría la puerta a la reactivación económica, cuando -si no se aprueba- es muy probable que el país entre en recesión.

Por otra parte, Ulibarri considera que la actual huelga de los sindicatos perdió fuerza por varios factores, como la desproporcionada exigencia de retirar del Plan del todo.

“En realidad nunca fue una huelga nacional; se concentró en cuatro sectores muy importantes para el país: salud, educación, puertos y combustibles. Actualmente solo queda educación, aunque muy erosionado, pues ni siquiera los dirigentes magisteriales tienen control sobre lo que ocurre con las bases”, explicó.

El analista estima que la huelga está provocando una ruptura entre el Gobierno y los líderes sindicales, lo cual augura tensiones para el futuro, aunque con una capacidad de convocatoria reducida para los sindicatos.