Cámara Costarricense de la Construcción

Navarro y Avilés: referente en la construcción de infraestructura pública y privada

Kenneth Meléndez Quesada comunicacion@construccion.co.cr 20/06/2018

Hace 35 años, la ambición profesional de dos jóvenes universitarios que compartieron aula, libros y hasta barrio (Édgar Navarro y Salvador Avilés), permitió el nacimiento de una empresa que se ha convertido en referente en el sector construcción: Constructora Navarro y Avilés S.A.

Fue apenas dos años después de su fundación, en 1985, que Navarro y Avilés inició su primer proyecto: la construcción del edificio del Seminario Redentorista San Clemente, en Barrio Córdoba. Luego de eso han realizado múltiples trabajos, como remodelación y construcción de hospitales, sedes bancarias, edificios corporativos y educativos, condominios, etc.

Con el paso del tiempo la empresa se ha consolidado y diversificado gracias al aporte de una nueva generación de ingenieros y arquitectos, hijos y herederos profesionales, de ambos fundadores.

Este éxito se sustenta en una mirada global del sector, involucrándose en todo tipo de proyectos, en el ámbito de la obra civil, edificación y rehabilitación. Y atendiendo las necesidades constructivas del sector público y privado casi siempre de forma paralela.

 “Con los años y la experiencia, nos hemos adaptado rápido y mejor a los procesos de negocio actuales, a ser más agresivos para cubrir mayor mercado, para mantener y consolidad la reputación de calidad, altos estándares y compromiso con la innovación que nos caracterizan” compartió Sergio Avilés Molina, Gerente General de la constructora y por supuesto ingeniero, con formación, además en administración y finanzas.

La empresa tiene su componente familiar, ya que los hijos de los emprendedores que iniciaron esta compañía se han involucrado y aportan frescura al trabajo.

“Me llena de orgullo y satisfacción ver cómo mis hijos se han compenetrado completamente con la empresa, que ha sido parte fundamental de mi proyecto profesional y de vida, y ver la formen la que lo han hecho, con conocimiento, entusiasmo y dedicación” asegura Édgar Navarro, padre.

Por su parte, Salvador Avilés, al referirse al trabajo de sus hijos en la empresa dijo sentirse complacido de trabajar junto a ellos y de cómo han sabido tomar las riendas del negocio familiar y llevarlo hacia delante.

“Nunca hubo una presión a mis hijos sobre su formación, para que estuvieran involucrados en la empresa, sin embargo, lo están por decisión propia, y eso es muy gratificante como papá y como profesional. Han visto esfuerzo y dedicación, y hoy lo aprendido lo interpretan y realizan a su propia manera” aseguró orgulloso.

Para ver la nota completa y otros artículos de interés puede consultar la Revista Construcción.