Cámara Costarricense de la Construcción

Alerta: Aumento en arancel de varillas sería un golpe a la economía

Gustavo Jiménez Maroto comunicacion@construccion.co.cr 23/04/2018

Desde el pasado 19 de marzo, el Ministerio de Economía, Industria y Comercio inició un proceso para aplicar una medida de salvaguarda que pretende aumentar los aranceles para la importación de varilla, material insustituible para la construcción. Este incremento arancelario, que analiza actualmente el MEIC, sería un fuerte golpe a la economía nacional.

El MEIC rechazó la participación de representantes de los consumidores dentro de la investigación pese a que, evidentemente, estos serán los grandes afectados en caso de que se dé el aumento. En similar situación se encuentran empresas detallistas, a las cuales tampoco se les permitió ser parte en el proceso. Negar la participación a estos grupos es dejar en indefensión a los consumidores y los comerciantes, quienes finalmente, de imponerse una medida de salvaguardia, se verán obligados a adaptarse no solo a un tipo de producto sino también a su precio y disponibilidad, quedando a expensas de un único proveedor con poder monopólico en el mercado.

Si se concreta la imposición de una medida arancelaria como la que estudia el MEIC, el país enfrentaría condiciones similares a las de hace unos años, cuando se presentaba escasez de varilla y el precio era -por mucho- el más alto de la región mientras que en naciones vecinas el mismo producto, hecho en Costa Rica, se conseguía más barato.

La construcción es uno de los principales motores de la economía nacional y una distorsión de este tipo afectaría negativamente no solo al sector construcción, sino a todas las actividades ligadas a él. Especialmente preocupante es el efecto sobre el precio de las viviendas, con lo cual se reducirían, aún más, las posibilidades de las familias de contar con una vivienda digna.

La Cámara Costarricense de la Construcción rechaza la adopción de medidas proteccionistas, sin fundamento, y que además tendrían como resultado la eliminación de la competencia en el mercado de varilla, en favor de un único productor local. La Cámara seguirá muy vigilante en este proceso y defenderá, como su Estatuto lo demanda, la industria de la construcción y sus actividades conexas y luchará para estimular y robustecer el sector que representa.