Cámara Costarricense de la Construcción

Un diálogo con el periodista Alberto Padilla

Gustavo Jiménez Maroto comunicacion@construccion.co.cr 19/10/2018

El reconocido periodista Alberto Padilla entrevistó este jueves al presidente de la Cámara Costarricense de la Construcción, Jorge Arturo González, para conversar sobre el estado actual del sector. 

Padilla es un reconocido comunicador mexicano, que trabajó en la cadena internacional CNN reportando noticias de economía y finanzas durante 14 años. Posteriormente se mudó a Costa Rica y desde agosto pasado dirige el programa A las cinco con Alberto Padilla, en la emisora CRC 89.1. 

Este fue el amplio diálogo con el Presidente de la Cámara.   


Alberto Padilla: Yo me trasladé a Costa Rica y en el proceso de buscar una casa me di cuenta de que los precios de las viviendas son muy altos. ¿Hay una situación de inflación en el mercado tanto de alquiler como venta, especialmente San José? 

Jorge Arturo González: Costa Rica viene siendo un país bastante caro. A nivel de sector construcción nos comparamos un par de veces al año con el resto de la región y ya salimos muy altos en nuestros costos. En Latinoamérica, solo estamos debajo de Argentina, Uruguay, Chile y tal vez Panamá. Somos más caros que Colombia y México. Nos preocupa como sector construcción, pero es un tema nacional. 

 

En el caso de la construcción, ¿a qué se debe? 

Son varios factores. Como país, tenemos reglamentos y códigos bastante estrictos, también tenemos una mano de obra calificada que se paga bien, cargas sociales, los terrenos se están haciendo caros. El país está siendo exótico para inversionistas que quieren venir, además de tasas de interés altas. Los desarrolladores están teniendo problemas para financiar sus proyectos; la banca se ha puesto fuerte en requisitos. 

 

Don Jorge Arturo, ¿me podría decir si es cierto que en Costa Rica el cemento en particular es más caro que en el resto de Latinoamérica? 

Con el estudio que le mencionaba y que hacemos constantemente, podemos ver que eso no es cierto. El cemento en Costa Rica anda comparado con otros países, incluyendo Centroamérica.

 

¿De dónde viene esta percepción o “leyenda” sobre el cemento?  

En algún momento los precios estuvieron más altos; sin embargo, el mercado se ajustó. 

 

Qué bueno que lo dice el Presidente de la Cámara. En este momento, ¿dónde se concentra el grueso de la construcción, en San José o en otras partes? 

San José sigue siendo la provincia que más se desarrolla; sin embargo, al hablar de vivienda, hay algunas partes saturadas en Heredia. En el lado este, como San Pedro o Curridabat, el desarrollo está en boga. Las costas, después de estar deprimidas por mucho tiempo, están empezando a levantarse, con hoteles nuevos o que se están remodelando. El tema es lograr que la coyuntura actual, con el desvelo de la Reforma Fiscal, logre pasar para que la confianza empresarial se desarrolle y tanto inversionistas como consumidores se animen a dar más pasos.


Tengo la imagen de que en San José, en comparación con otras ciudades de América Latina, no vi la “explosión” de construcciones sobre todo en la primera década de este siglo. El ejemplo típico es Panamá, aunque ese se “cuece” aparte. Pero en Guatemala, Cartagena, Bogotá, Buenos Aires y hasta en la propia Tegucigalpa vi una enorme construcción de edificios. Me da la impresión de que en San José no había tanta actividad como en otras ciudades.  

Comparto bastante esa apreciación, pero hay que verla en un contexto de tiempo. Desde el año 2008, con la burbuja inmobiliaria, llegamos a crecer mucho, especialmente en las costas, aunque el país en general se desarrollaba mucho. Hablábamos de más de siete millones de metros cuadrados por año, que para nosotros es bastante. Desde entonces vinimos cayendo y hasta el 2016 volvimos a recuperarnos para tratar de alcanzar esa cifra de siete millones de metros cuadrados. Lo que fue un boom en aquel momento, ya para 2016 no lo era, el país ha crecido y apenas nos alcanza. El país ha manejado mucha regulación, una serie de problemas de trámites, variables ambientales rigurosas, que por un lado es bueno pero por otro lado a veces se va la mano y mete un freno, incluyendo a inversionistas de fuera, que terminan diciendo “es demasiado tedioso el desarrollo en este país”. 

 

Buen punto. Soy amigo de un constructor de infraestructura; la empresa está basada en Costa Rica pero tienen la política de no hacer ningún proyecto en Costa Rica sino que se van a Paraguay, Guatemala u otros países, pues dicen que aquí es demasiado difícil. 

Hay algo de eso. Quizás como buena noticia, este Gobierno tiene la claridad sobre las amarras a la construcción, y que si queremos una reactivación económica debemos soltarle las amarras inmediatamente. La construcción impulsa todos los sectores. La Primera Dama viene de nuestro sector, ella es arquitecta y conoce muy bien esa tramitomanía que nos ahoga. Está intentando, con una serie de grupos entre los que participa la Cámara, ver cómo paliamos un poco todo el tema de trámites y acelerarlos. 

 

¿Cómo está el mercado, la demanda por casas o naves industriales? Se lo consulto porque la CEPAL dijo que Costa Rica crecerá 3,2% (en el PIB) este año. Un 3,2% para América Latina no es nada malo, pero pone a Costa Rica creciendo dos veces el promedio de la región. Por otro lado, he hablado con sus homólogos de la Cámara de Aseguradores, y en general hay un sentimiento como de recesión en Costa Rica, pero por otro lado la CEPAL habla de crecimiento. 

Lo primero que puedo decirle es que si el Plan Fiscal no pasa, ningún termómetro va a servir de nada. Esto se nos va a complicar. Costa Rica siempre tiene un atractivo para las inversiones, como en zonas francas u hotelerías, pero también tenemos una cantidad de oferta inmobiliaria en zonas como Heredia, Rohrmoser que está sin colocar por completo, en vivienda y comercial. Los sectores más “golpeados” en este momento son comercio y vivienda. Los demás están caminando mejor. 

 

En vivienda, ¿cuál es el futuro de San José? ¿Están prefiriendo la vivienda vertical? 

Costa Rica es un país muy tradicionalista y le ha costado dar ese cambio de vivienda horizontal a vertical, pero ya viene desde hace varios años y se puede apreciar en muchas zonas de San José. Incluso, estamos viendo que en lugares como Hatillo o Tibás ya hay torres. Esto le dice a la industria que el país está listo para seguir dando esos pasos.  Los millenials tienen un gusto por ciertas eficiencias, apartamentos sin parqueo porque muchos de ellos ni lo necesitan, están cerca del trabajo y no quieren problemas con el tránsito. 

 

Muy interesante, porque efectivamente todos pensamos que estos apartamentos son muy buscados por los millenials, lo cual es cierto, pero de manera empírica he visto que muchos señores mayores que se quedan con la casa grande ya sin hijos mejor la venden y se van a una torre de apartamentos. 

Esto también está pasando aquí con personas de cierta edad. Se buscan apartamentos pequeños, pero dentro de un complejo que tenga todas las facilidades como gimnasio, sala de eventos, etc. Es una tendencia que se está consolidando. 


Escuche aquí el audio de la entrevista