¡Tenemos Ministro en el MOPT!

Ing. Henry Alfaro Rojas, MGP halfaro@grupoincopoas.com 04/07/2018

Con profundo sentimiento de gratitud ante la entrega que hace de su tiempo y competencias a favor de Costa Rica le dedico estas palabras al Ing. Rodolfo Méndez Mata.

Hace unos días escribí un artículo denominado “La Tragedia de la Ruta a Occidente”. Tan solo unas semanas atrás, ése y muchos otros proyectos de importancia país estaban a la deriva. Con atención escuché lo indicado por El Ministro cuando fue visitado por alcaldes y diputados del Occidente de Alajuela hace unas semanas, lo mismo que esta semana, cuando primero en Casa Presidencial, y luego este viernes en sesión extraordinaria de la Federación Occidental de Municipalidades de Alajuela (FEDOMA) celebrada en San Ramón, nos presentó en Plan de Intervención del Corredor Vial San José San Ramón, mismo que para los cientos de miles de vecinos de Alajuela, Poás, Grecia, Sarchí, Naranjo, Atenas, Palmares y San Ramón así como los más de cien mil usuarios que diariamente transita esta vía, significa por primera vez en años escuchar la sinfonía correcta para seguir impulsando la economía de la Región.

El Ministro fue muy claro. Nos dijo que como país lo hemos hecho mal en los últimos años, que con los proyectos de inversión de capital público no se puede cometer tantos errores de Planificación, que es inaceptable lo ocurrido en la Ruta Uno, al igual que en la Ruta a San Carlos, la Ruta 32 a Limón, la ampliación de la Ruta 27 entre otras. Con claridad absoluta nos indicó cosas que sabemos, que el MOPT está herrumbrado. Pero de inmediato indicó, que no acepta el discurso de jerarcas anteriores sobre la ingobernabilidad de los consejos, lo dijo contundente, a los consejos los preside El Ministro, y es el ministro quién nombra sus directores y el Gobierno a varios miembros de su Junta Directiva. Existe un solo MOPT, los Consejos son parte intrínseca del mismo. La experiencia del señor que sabe arar el terreno con los bueyes que tiene es evidente.

Ante la cancelación del contrato de concesión con OAS, la Asamblea Legislativa del periodo 2014-2018, hizo la Ley 9292, que creo el Fideicomiso para la construcción del Corredor Vial San José – San Ramón, mismo que ha durado casi 4 años implementándose, para seleccionar al BCR como Fiduciario, realizar contratos entre en BCR y CONAVI, refrendar contrato por parte de la Contraloría General de la República (CGR), hacer ajustes al contrato original y que, con la constitución de una Unidad Ejecutora del Proyecto en el BCR, en esta fase preliminar de estudio del proyecto y búsqueda de capital inicial, se planteara por parte del BCR, un Plan de Proyecto, anunciado al país meses atrás y que aunque técnicamente cumpliera, lo cierto es que 3 años solo para estudios, diseños y factibilidades, sin inicio de obras, resultaban ser inviables en lo social, lo político y lo económico. Esto sin considerar el enorme riesgo que significaría llegar a ese momento y no conseguir los fondos para el financiamiento de la Mega Obra.

Con sabiduría, experiencia demostrada, pero en especial con entrega e interés verdadero, El Ministro asume el reto de encontrar el camino correcto, pide cuentas y trabajo específico al BCR y encuentra en su UEP un equipo de trabajo calificado, liderado por la Ing. Hadda Muñoz, además conoce las posibilidades y limitaciones del MOPT-CONAVI, y comprende que el rol de rector y patrocinador clave del proyecto es inherente a su competencia como Ministro del MOPT. Es aquí donde su buen tino, pone a los involucrados a unir la técnica, las buenas prácticas de gestión de Proyectos de Capital con el verdadero interés público. Nace de ahí, en días, lo que no se logró en años. Efectivamente el problema de capital inicial para que el fideicomiso pueda operar ya está saliendo de la fuente correcta el MOPT-CONAVI, transferencias por un monto cercano a los $85 millones en tres años y los fondos de los peajes permitirán al BCR a través de Contrato de Fideicomiso planificar, diseñar y construir 15 obras impostergables, mismas que pueden construirse bajo un programa gestionado desde la UEP del Fideicomiso, el puente sobre el Río Torres, la intersección del Monumento al Agua, intersección Castella y Radial Barreal, intersección Firestone y Radial a Lindora, Puente Río Segundo, intersección Coyol, puente Río Alajuela, intersecciones de FANAL, Grecia, Naranjo y San Ramón, así como bahías para las paradas de autobuses. Obras que pueden y deben iniciar en el segundo semestre del 2019 y estar listas en dos años para que se constituyan junto con el puente Alfredo Gonzalez Flores y la mejora de Coyol, en aportes reales del Estado a la inversión total, disminuyendo el valor del peaje sensiblemente y permitiendo planificar los flujos de tránsito durante el periodo de construcción del cuerpo principal de corredor vial.

El Ministro da así un golpe de timón al rumbo del proyecto, y el MOPT-Conavi, apoyado por la UEP del fideicomiso que se constituye en una Alianza Público Privada para el desarrollo de un Proyecto de Capital, logrará ejecutar quizás la obra pública más importante de la administración, paralizada por décadas. Logrará mejorar le ejecución de fondos de una entidad donde la sub-ejecución presupuestaria ha sido la constante y mantiene íntegra la figura planteada que, con el adecuado control y seguimiento, ya es sin duda un ejemplo a seguir en materia de Gestión de Proyectos.

Contrario al desacierto de UNOPS; la UEP del BCR nos permite crecer como país en nuestros modelos de madurez, el fideicomiso ha sido riguroso en hacer las cosas bien, en dar el lugar que corresponde a las fases tempranas de un proyecto que se pretende sea exitoso. La transparencia en los procesos de prefactibilidad y factibilidad, la estructuración financiera, el control ciudadano y los procesos de contratación apegados a los principios de contratación administrativa, así como vigilancia de la CGR son garantes de transparencia. La inversión será alta, pero la obra lo requiere, tendremos un peaje que pagar por su uso, pero los ahorros en tiempo, combustible, deterioro del vehículo y en general la reducción del impacto ambiental general lo justifican. Los habitantes del país y de occidente en particular mejorarán su calidad de vida y el país ahorrará millones de dólares anuales.

Finalmente, quedan muchas tareas por hacer, hay claridad para avanzar, pero resulta menester algunas pequeñas mejoras a la ley, debe asegurarse para el éxito del proyecto el respaldo estatal a los flujos mínimos garantizados, para que el fideicomiso logre en los tiempos y con los costos correctos conseguir los capitales para la inversión con tasas de riesgo mínimo, lo que redundará en peajes más bajos. Debe permitirse la reinversión de los excedentes de los flujos futuros en la red vial de la Región de Occidente a través del mismo fideicomiso. Grandes obras conexas y de beneficio para la región podrán desarrollarse y así este modelo que tanto ha costado pueda reinvertir sus flujos libres en la mejora de la red vial nacional de la Región, manteniendo la vía en óptimas condiciones.

Es bueno tener costarricenses comprometidos con Costa Rica, con su gente, dispuestos a dar su tiempo, a entregarse por el bienestar común, para ello como verdaderos estadistas que son, saben que para alcanzar esas metas el bien-ser y el bien-hacer están primero.

Muchas gracias Don Rodolfo Méndez Mata, aunque sabemos que hay ingratitud y mezquindad en la política, usted está en el corazón de una gran mayoría costarricenses que reconocemos su buen ser y su buen hacer.