Las ideas viajan en metro

Sandra Zumbado Alvarado szumbado@zonadeprensa.co.cr 02/02/2018

Metro, Metro, Metro. Esa palabra resuena en cada rincón de la sede de campaña de Rodolfo Piza Rocafort, denominada “La Estación”, de la cual sale su propuesta más fuerte, que se hace acompañar con el silbato de los trenes que cruzan la línea férrea de Barrio Escalante.

En un nuevo intento por llegar a la presidencia de la República, Piza, candidato del Partido Unidad Social Cristiana, compartió  la Cámara Costarricense de la Construcción diferentes temas relacionados con el sector y la forma en que los abordaría frente a un eventual gobierno.

En una de sus manos sostiene su libro de consulta, un compañero inseparable que resume mucho de sus pensamientos y planes, un escrito de su autoría llamado “¿Quién dice que no se puede?”, que al parecer lo acompaña a todas partes y que sirve de apoyo para puntualizar en algunos temas.

El Metro es un estandarte en su propuesta, y uno de los pilares fundamentales en materia de infraestructura y transporte. Se niega a que lo convenzan de que no es viable, es más, dice que “no compro la idea de que no podemos”. Se aferra a la posibilidad de que se construya la primera línea en su gobierno, del centro de San José hacia Guadalupe o Desamparados -cerca de 9 kilómetros- que no los ve inalcanzables. El financiamiento sería a largo plazo y pagado con la demanda actual del servicio, afirma en su portal de internet, la Estación virtual.

Unido al plan del Metro, sostiene Piza, van de la mano los esfuerzos por la modernización del servicio de tren actual, la reactivación de las líneas sectoriales y trabajar, casi de manera inmediata, en eliminar 25 cuellos de botella por año, para alcanzar los 100 al finalizar su periodo.

¿Cómo hacerlo? Piza recurre a sus manos, una de sus herramientas fuertes de comunicación para señalarnos cuáles son las fases a seguir, los caminos a enlazar y las estrategias a poner en práctica. Apuesta por lo que ya le ha dado resultado y es donde nos explica con el ejemplo de su época al frente de la Caja Costarricense del Seguro Socia (CCSS).

Aseguró que primero empezarán con los que no son tan complejos y en esto se refiere no sólo a lo económico, sino que no requieran de estudios de impacto ambiental ni expropiaciones, sino que estén sobre el derecho de vía, para luego continuar con los de mediana y alta complejidad. “Tres equipos diferentes, como hacía con los Ebais, un equipo concentrado en cosas pequeñas que se resolvían en 6, 9 meses o un año, otro con cosas medianas y otro en las más complejas. Todos comienzan a trabajar desde el inicio y aunque las cosas del primer grupo son más sencillas, todos van avanzando a su medida y logrando resultados”, destacó el candidato socialcristiano.

Construir siete de las diez carreteras principales pendientes figura también en sus planes más inmediatos y se plantea hacerlo con la institucionalidad y la legislación vigentes. “Los jerarcas tienen que entender que van a trabajar con lo que hay, porque no hay que esperar a que cambie la ley para responderles a los costarricenses”, destacó este abogado, que aspiró a ser arquitecto pero lo dejó de lado por ser demasiado estructurado, confiesa. Uno de sus hijos sí es arquitecto y además, dice Piza con orgullo, muy creativo.

La economía y la reforma fiscal

Ante el sombrío panorama económico nacional, Piza apunta a que la clave está en la contención del gasto, que no significa bajarlo, sino hacer que no crezca de la forma en que lo ha hecho.

No cree que la solución esté en paquetes de impuestos, sino más bien considera que la herramienta está en la aplicación de reglas de contención del gasto ordinario y en el compromiso del Estado de, administrativamente, contribuir en todo lo posible a alcanzar ese compromiso. Apunta también a la eliminación de exoneraciones que no se justifican y, por supuesto, a generar herramientas que permitan una mejor recaudación, lo que no significa mayores impuestos.

“Sí vamos a tener que invertir más en obra pública, la propuesta es crecer más del doble al 1.8% a razón de 0,25% del PIB por año, de manera que, sin desajustar las finanzas públicas, tenemos que empujar un poco más el gasto en infraestructura del país por varias razones: 1. Porque se necesita la obra que está muy rezagada, 2. Porque también ayuda a dinamizar la economía y también dinamiza el empleo y el país necesita que crezca el empleo. Ese gasto del Gobierno a mí no me preocupa, porque al fin y al cabo lo vamos a redituar con mayor crecimiento económico para poder pagar un empréstito si es destinado para eso”, señaló.

De la mano va también el tema de la competitividad, pues según afirma, la economía no se va a dinamizar si no somos competitivos y damos espacio para la mejora educativa de los ciudadanos, para una mayor oportunidad de capacitación y de generación de empleo. Cada cosa, tiene también relación con los esfuerzos que se hagan por mejorar la infraestructura del país, que sigue rezagada y nos mantiene frenados en muchas áreas de desarrollo.

“Un país no puede ser competitivo sin infraestructura adecuada, no es posible. Esa tarea del Estado sí es esencial, no tengo objeción a que alguna carretera pueda hacerse por concesión, eso no debe de verse desde el punto de vista ideológico, debe verse cómo resolvemos el problema de movilidad de los costarricenses y no cerrarse a una vía u otro. Creo, eso sí, y voy a ser sincero, que la mayor parte de la obra debe de ser pública, como es natural en muchas partes del mundo”, afirmó Piza.

Vivienda, agua y corrupción

En materia de desarrollo urbanístico, los planteamientos de Piza van de la mano con el tema de acceso al agua. Ofrece también planteamientos relacionados con un mejor acceso de la clase media a opciones de financiamiento para poder obtener su casa propia.

“Hay un tema esencial que tiene que ver con el acceso al agua, en algunas zonas es gravoso el problema y tiene frenada la urbanización o aumenta muchísimo el costo por la poca disposición del agua y no por escasez del recurso, sino por falta de infraestructura y de herramientas para llegar a las zonas que más lo necesitan”, sostuvo el candidato en una sala ideada para conferencias, que no escapa al ruido del trajín de una sede de campaña, con teléfonos sonando y gente entrando y saliendo del lugar.

A la temática del agua le agrega también la de los planes reguladores, que se convierten en una traba más para los que tienen necesidades de vivienda. “El Gobierno puede ayudar a las municipalidades a sacar adelantes los planes reguladores cuando significan un freno para los planes de desarrollo, a veces por falta de fondos o asesoría técnica no avanzan, hay que desentrabar procesos”, agregó Piza Rocafort.

Como solución a los problemas de vivienda, el socialcristiano piensa en el bono prima para clase media, un sector que, por no calificar como escasos recursos, encuentran pocas opciones de financiamiento. Insiste en que la mejora urbana no se trata solamente de viviendas o mejores accesos, sino también de entornos más amigables y saca a relucir su idea de poder volver a ver patos en algunos ríos de la ciudad.

Al tema de la corrupción lo atacará con más transparencia. En las obras públicas tanto a la hora de licitar como de ejecutar el contrato haya organismos de vigilancia creíbles que hagan los procesos más transparentes. Cuando haya casos evidentes, deben ser trasladados al Ministerio Público y que la ley haga su parte.

“Soy amigo de tener modelos de arbitraje, que haya un grupo de arbitradores técnicos, no solo el arbitraje jurídico, que determinan si es correcto que el plazo se aumente o que la movilización de metros cúbicos es sea esta u otra en una obra. Que no quede en manos discrecionales todos los cambios que se dan. Tener criterios del CFIA, Cámara de la Construcción, Lanamme. para poder tener claros los escenarios posibles y prever situaciones. La obra hay que hacerla, la sociedad necesita encontrar soluciones y no paralizar las obras y también evitar la corrupción. Las licitaciones deben de ser mucho más transparentes, que cuando se entregan o abren los sobres ojalá sea filmado o se transmita en Facebook Live, para que la población sepa y pueda ver si quiere hacerlo y todos podamos tener más transparencia”, destacó Piza, en la entrevista concedida los primeros días de enero.

Cumplimos con los temas relacionados con el sector, pero repasamos otros más que viajan en los vagones de su metro, como son la generación de más posibilidades de empleo, un plan de alfabetización par adultos que les permita manejar otro idioma y tener mayores oportunidades laborales, frenar la creciente criminalidad y mejorar la atención en los servicios de salud entre otros.

Sabinero confeso, bromeó con el fotógrafo acerca de la canción del “Pirata cojo” y soltó, a petición nuestra, algunos dichos que lo han caracterizado, pero relacionadas con la construcción. De paso nos contó que no le gusta usar las frases comunes, más bien busca que sean distintas y las usa cuando le sirven para explicarse mejor. “El dicho es una metáfora en pequeño y a mí me gusta mucho hablar en metáforas”.

Se inspiró y nos dejó esto: “Cuando usted empieza a pintar, yo ya estoy limpiando las brochas".

"Por mucho que usted barnice el plywood no lo convierte en madera fina”.