Los retos tecnológicos del CEO

Allan Saborío ceocr@deloitte.com 19/01/2018

El más reciente estudio de Deloitte Costa Rica sobre los retos tecnológicos en las empresas insiste en un tema, como lo hizo la primera edición el año pasado: debe haber visión y entendimiento en la gerencia general de las empresas para la transformación y adaptación de las organizaciones a la era digital.

Es en el sector tecnológico y de servicios donde las empresas consultadas en el estudio muestran un mejor entendimiento de lo que significa aprovechar y preparar a la gente y los procesos para adecuarse a las tendencias de los usuarios y a la tecnología. Es en la actividad de manufactura donde falta un mayor avance.

Las consultas realizadas incluyen elementos tan básicos como contar con un sitio web funcional. Recientemente la Cámara de la Construcción dio un significativo paso en este sentido, de manera que este es un buen ejemplo de lo que quiere decir tener y operar eficientemente un sitio en Internet, pensado en los usuarios. Además el estudio abarca aspectos como el uso de las redes sociales, aplicaciones móviles, opciones transaccionales en Internet, pero, sobre todo, cómo se usan en las áreas de servicio al cliente, finanzas, recursos humanos, mercadeo, ventas, producción, planificación, logística, calidad e innovación.

¿Cómo está su empresa en esos aspectos? ¿Sus gerentes y líderes de negocios realmente llevan a la empresa los beneficios de las tecnologías digitales o más bien esto se trabaja informalmente?

¿Avalan el teletrabajo? ¿Cómo? ¿Está organizada la empresa para un verdadero teletrabajo apoyado en la tecnología?

¿El análisis de datos es fuerte, usado como elemento esencial de la toma de decisiones? ¿Cómo se usan las aplicaciones en la nube? ¿Se utiliza la inteligencia artificial, la robótica, el machine learning, por citar tres tecnologías digitales innovadoras, en sus actividades? ¿Hay una estrategia digital en la empresa? ¿Se capacita a la gente para que su talento se ajuste y le aporte potencia a esa estrategia?

No fue mi propósito hacer una columna de preguntas. Es mi propósito provocar en usted las respuestas. Finalmente, esto es responsabilidad del CEO.