Ya era hora de que UNOPS abriera los expedientes

Gustavo Jiménez Maroto comunicacion@construccion.co.cr 10/01/2018

La Cámara Costarricense de la Construcción considera que ya era hora de que UNOPS aceptara abrir los expedientes de las contrataciones que maneja en Costa Rica, en el tanto se trata de recursos públicos.

La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) accedió este miércoles a hacer pública la información sobre dos obras que dirige actualmente: la reconstrucción del puente sobre el río Virilla (conocido como puente del Saprissa, en Tibás) y el paso a desnivel en la rotonda de las Garantías Sociales (Zapote).

No obstante, para que esto ocurriera tuvieron que pasar muchos meses, durante los cuales la Cámara insistió en que los expedientes debían conocerse, para garantizar la transparencia de los procesos.

Este criterio coincide con la decisión de la Contraloría General de la República de anular parcialmente las dos adjudicaciones, debido a esa forma opaca de manejar la información.

Luego de tales resoluciones de la Contraloría y de la presión ejercida por entidades como la Cámara Costarricense de la Construcción, UNOPS dio marcha atrás y aceptó abrir los expedientes.

“Nos complace esta decisión”, afirmó Jorge Arturo González Carvajal, presidente de la Cámara. “No obstante, seguiremos manifestándonos en contra de que a UNOPS se le asignen los contratos a dedo, como viene ocurriendo hasta ahora. También lamentamos que se haya invertido tanto tiempo en esto, cuando claramente se estaba irrespetando la legislación de contratación administrativa”, añadió.

La CCC mantiene una posición crítica hacia el trabajo de esa entidad, pues los problemas de gestión en infraestructura solo se resolverán cuando haya una intervención radical del MOPT, el Conavi y el Consejo Nacional de Concesiones.

UNOPS llegó a tratar de poner un “parche” ante la inoperancia de estas instituciones públicas. Sin embargo, su participación no está logrando desentrabar y agilizar los proyectos, y más bien provoca una duplicidad de funciones y gastos.