Cámara Costarricense de la Construcción

CCC advirtió sobre problemas con UNOPS

Gustavo Jiménez Maroto comunicacion@construccion.co.cr 29/12/2017

La Cámara Costarricense de la Construcción advirtió desde hace mucho tiempo sobre los problemas que conlleva la falta de transparencia con que UNOPS maneja los proyectos de infraestructura en nuestro país.

Este fue un tema recurrente para la CCC durante el 2017, bajo la premisa de que la obra pública debe gestionarse con eficiencia, pero también con los debidos controles.

A UNOPS (Oficina de las Naciones Unidad de Servicios para Proyectos) se le asignaron importantes trabajos viales como el nuevo puente sobre el Río Virilla (cerca del estadio Ricardo Saprissa en Tibás) y el paso a desnivel en la rotonda de las Garantías Sociales (circunvalación en Zapote). Sin embargo, desde el inicio esa entidad mostró reticencia a hacer pública información clave, como los procesos licitatorios.

La Cámara insistió, entonces, en que no es posible desarrollar las obras de tal manera, sin que haya certeza de que las opciones elegidas son las mejores, al tratarse de fondos públicos.

Por ello, la Cámara respalda el llamado que hace hoy el periódico La Nación, a través de su editorial (que puede consultar siguiendo este enlace) para que a UNOPS no se le contraten más proyectos mientras insista en su inaceptable secretismo.

Ya la Contraloría General de la República frenó dos adjudicaciones, precisamente porque UNOPS no permitió a las empresas oferentes tener acceso a los expedientes completos.

Además de los problemas relacionados con la poca transparencia, la Cámara muestra su preocupación de que la llegada de UNOPS no ha impulsado las obras, que continúan empantanadas y que sufren los mismos atrasos de cualquier otro proyecto.

Además, el trabajo de UNOPS crea una duplicidad al estar sustituyendo tareas del Gobierno especialmente del MOPT y Conavi. Sin embargo, no se observa una reducción en los correspondientes gastos estatales, pese a que el más elemental sentido de la administración sugeriría que, al contratar externamente, los costos internos deben reducirse.

La Cámara continuará vigilando muy de cerca este proceso para garantizar que el enorme rezago en infraestructura de nuestro país se atienda de manera eficiente, justa y transparente.